BusesyCamiones.pe

Camión articulado John Deere 300D-II: Volquete para tareas pesadas

Su peso máximo de 46,900 kg y su chasis de acero de alta resistencia hacen al camión articulado 300D-II muy apropiado para la construcción.

john deere 300 d-ii

Una de las características principales de todo camión articulado radica en su notable capacidad de transporte en zonas de difícil acceso. El John Deere 300D-II pertenece a esta clase de unidades, pues ha sido fabricado con materiales que lo hacen más ligero y que minimizan por completo las posibilidades de volcadura. Sus propiedades además permiten a su propietario ahorrar en su mantenimiento.

Este camión articulado posee un motor John Deere Power Tech Plus 6090, que alcanza una potencia de 285 hp y un torque de 1,070 Nm. De tipo turbocargado y con sistema de common rail de alta presión, reparte sus 9.0 L de capacidad en seis cilindros en línea. Además, como medidas de protección y cuidado al medio ambiente, la unidad de trabajo pesado cumple con las normas EPA Interim Tier 4/EU Stage IIIB.

Asimismo, el motor se va al ralentí automáticamente cuando deja de ser utilizado, así enfría y baja la temperatura del Turbocompresor antes de apagarse. Esa propiedad, sumado a la tecnología EGR que reduce las emisiones de NOx, reduce a la vez el consumo de combustible así como los índices de contaminación. En cuanto a la transmisión, ZF 6HP592C, es de seis velocidades: 7, 11, 19, 27, 38 y 59 km/h.

Como todo camión articulado que pertenece a la serie D, de John Deere, el modelo 300D-II tiene un diseño con puntos de servicio agrupados, así como depósitos y filtros de sencillo acceso. De esa forma, los trabajos de mantenimiento se pueden hacer a diario y en corto tiempo, disminuyendo los riesgos a tener pérdidas en la productividad empresarial. Además, la cabina se puede inclinar en minutos sin la necesidad de herramientas especiales.

Y sobre la cabina, ROPS/FOPS, ha reducido sus niveles de ruidos a tres puntos menos que sus predecesoras. En esta ocasión, para el camión articulado fue montada al centro. Como beneficios al operador, los ingenieros de John Deere colocaron el asiento (con suspensión de aire y calefacción) detrás del eje delantero, lo que minimiza vibraciones en el andar sobre terrenos irregulares. También resalta la pantalla multi idioma de poco esfuerzo que tiene información del funcionamiento, diagnóstico, presión de neumáticos, y un sistema de peso a bordo que muestra el peso mientras se carga. Además, de serie está disponible una radio con CD y mp3.

Las tecnologías del camión articulado 300D-II, también suman al aumento de productividad y reducción en los costos de operación. John Deere WorkSight, hace uso de JD Link para brindar un monitoreo a tiempo real que incluye la ubicación de la maquinaria. Fleet Care, sugiere mantenimientos para corregir desperfectos antes que se agraven. Service Advisor es un sistema que envía los códigos de diagnóstico al distribuidor, que además de revisarlos puede actualizar el software de forma directa. TMPS es un sistema integrado de presión de neumáticos que alarga la vida útil de las llantas, al mismo tiempo que beneficia con un consumo más rentable del combustible.

El vehículo cuenta con un peso operativo vacío de 19541 kg y con una capacidad de carga de 46900 kg. Las capacidades tienen un rango de 12.6 m3 a 20.3 m3. La unidad tiene un ancho de 3.35 m, una longitud de 9.58 m y una altura de 3.58 m.

Con el camión articulado John Deere 300D-II tendrá una maquinaria fabricada con acero de alta resistencia, pero bajo peso en comparación a unidades de similares características. Por tal razón, es apropiado para tareas de máxima exigencia, como las que se realizan en el sector construcción.